martes, 16 de octubre de 2012

Inglés debate sobre la mina de La Colosa


Ixent Galpin, un joven inglés que se dedica a la investigación académica en la Escuela de Ciencias de Computación de la Universidad de Manchester, Reino Unido, publicó en el portal La Silla Vacía el pasado 29 de noviembre de 2011, una información titulada “Proyecto minero de La Colosa preocupa a diputados británicos”.

En ella menciona que “treinta y ocho diputados de ese país firmaron durante los últimos meses un comunicado, expresando su preocupación acerca de los daños ambientales y sociales que podrá ocasionar el proyecto minero La Colosa en Cajamarca, adelantado por la empresa AngloGold Ashanti”.


El contenido

En el documento Galpin refiere que el proyecto La Colosa, actualmente en fase de exploración, “está ubicado en la Reserva Central Forestal de Colombia, zona donde según un informe de la Procuraduría General de la Nación (expediente SRG-0025, emitido el 21 noviembre 2008) existen 161 nacimientos de agua.
 

"La empresa sudafricana AngloGold Ashanti, tercer mayor productora de oro del mundo, en febrero pasado tenía 496 títulos y mil 340 solicitudes en 20 departamentos”.


De acuerdo con el autor del texto, Ian Lavery, uno de los diputados promotores de la firma del comunicado, en junio del año pasado sostuvo que “la minería en los países en vías de desarrollo a menudo se lleva a cabo de maneras que no serían aceptables en los países ricos”.


“Teniendo en cuenta los precedentes de AngloGold Ashanti en materia del medio ambiente y derechos humanos en Ghana y la República Democrática del Congo, es preocupante que esta empresa posea un área tan extensa de títulos mineros en Colombia, sobretodo en lugares ecológicamente sensibles, como es el caso de la mina La Colosa, que se pretende llevar a cabo en la Reserva Central Forestal de Colombia, la cual es una zona de alta biodiversidad, con fuentes hídricas estratégicas para la región aledaña”, dijo Lavery.


Los daños ambientales

Así mismo, Galpin anotó que los diputados están preocupados por “los daños ambientales y violaciones de derechos humanos en países africanos vinculados con la empresa.
 

Cabe mencionar que en materia de contaminación al medio ambiente, la empresa recibió en enero pasado el "premio” de Greenpeace a la empresa más irresponsable, tras derrames de sustancia tóxicas en Ghana.
 

En la República Democrática del Congo, AngloGold ha reconocido haber financiado al Frente Nacionalista y Integracionista, un grupo paramilitar, tras una denuncia de la ONG Human Rights Watch.


“Los diputados cuestionan el hecho de que a pesar de que el 11.73 por ciento de las inversiones de AngloGold Ashanti son de origen británico y de que la empresa cotiza en la bolsa de Londres, no está bajo las Líneas directrices de la Ocde (Organización para la cooperación y el desarrollo económico) para Empresas Multinacionales”.


Según indicó el autor, estas directrices exhortan a las empresas a cumplir con normas de ética empresarial, “como las relaciones laborales, los derechos humanos, el medio ambiente, la lucha contra la corrupción, entre otros. Estas normas son vigentes independientemente del lugar donde las empresas comercien y realicen sus actividades”.


Por último, el documento cita que “AngloGold Ashanti, a diferencia de la mayoría de las empresas en la Bolsa de Londres, no está sujeta a estas normas debido a que tiene su sede en Sudáfrica, país que no se ha suscrito a dichas directrices. Esto es a pesar de que, según el último informe anual de la compañía, el 64.33 por ciento de su capital es de Estados Unidos (52.6 por ciento) y el Reino Unido (11.73 por ciento).
 

Para el diputado Lavery, “en el Reino Unido, tenemos un deber moral de asegurarnos que exista veeduría adecuada sobre todas las empresas en que invertimos, y sobre todo las que cotizan en la Bolsa de Londres”.

RESPONDE ANGLOGOLD ASHANTI

Varias semanas después de la publicación, la multinacional en un documento firmado por la gerente de comunicaciones, Sandra Ocampo Kohn, respondió al artículo del ingles Ixent Galpin.


La vocera de AngloGold Ashanti (AGA) manifestó que el documento demuestra que los diputados han sido mal informados y no conocen los detalles del tema. Por lo que hizo las siguientes aclaraciones:


1. Sorprende que los diputados expresen preocupación por los supuestos daños que en el futuro, podría ocasionar el proyecto La Colosa. Se está hablando de situaciones hipotéticas, sin datos técnicos o argumentos sólidos que respalden estas afirmaciones.

2. El proyecto La Colosa está en exploración y aún requiere tres años

 más de estudios para definir su viabilidad. Dicha viabilidad comprende la prevención, mitigación y compensación ambiental con el fin de que el impacto neto positivo. De lo contrario, el proyecto no se desarrollará.
3. AGA Colombia fue la primera empresa en solicitar un permiso de sustracción de reserva forestal para realizar su actividad exploratoria. La reserva no es una zona ambientalmente protegida. Dicho permiso fue concedido por la máxima autoridad ambiental del país en 2009.
4. Cabe anotar que desde la llegada a Colombia en 2003, AGA Colombia ha desarrollado sus actividades siguiendo dichos estándares y esto ha significado inversiones por 350 millones de dólares en el país, a capital de riesgo. Esta inversión continúa y en los próximos tres años se estiman inversiones adicionales de alrededor de 400 millones de dólares en Colombia entre Colosa y otros proyectos de interés.


5. Tal como lo afirma el artículo, AGA es una empresa transada en las principales bolsas de valores del mundo. Y, contrario a lo que expresa la noticia, la Compañía cumple con los más exigentes parámetros internacionales en materia financiera, técnica, ambiental y social, no solo porque su participación en bolsa lo exige, sino porque es suscriptora de los más exigentes estándares internacionales.


6. Finalmente, AGA Colombia reitera, como lo ha hecho en otras ocasiones que sus puertas están abiertas al diálogo y al debate, e invita a discutir sobre sus proyectos a los más diversos actores, siempre que la discusión sea respetuosa, argumentada y técnica.


EL AUTOR REFUTA

Pese a la respuesta de la multinacional el inglés hizo unos comentarios con el fin de informar a la población colombiana sobre el particular y así tomar las decisiones adecuadas.


Frente a la afirmación de que las preocupaciones son “hipotéticas, sin datos técnicos o argumentos sólidos”. Ixent Galpin recordó que “ha habido trabajos técnicos que encuentran preocupante el proyecto de La Colosa. El reconocido experto internacional en minería de oro a cielo abierto, Robert Moran, al hacer una visita a la zona de ejecución del proyecto concluyó: “el estudio (de la línea base) no resulta confiable para los habitantes locales y regionales, en lo referente a la capacidad de AGA para proveer datos y opiniones ‘desinteresados’”.
 

Igualmente, señaló que “las consecuencias catastróficas a corto plazo acarrean a menudo menos riesgos para las comunidades vecinas que las consecuencias graduales y a largo plazo como son la liberación de aguas residuales y subterráneas de líquidos contaminados”.


Refirió además que los argumentos técnicos no pueden ocultar los graves antecedentes relacionados con la gran minería de oro a cielo abierto con cianuro en el mundo, incluso en países desarrollados y con instituciones fuertes, recordando los desastres de Montana en los Estados Unidos (1983) donde la empresa Pegasus Corporation derramó 684 millones de litros de solución de cianuro, y el de Baia Mare en Rumania (2000).


AGA dice que el desarrollo del proyecto depende del estudio de viabilidad. Sin embargo, llaman la atención los enormes esfuerzos mediáticos y políticos y que significan una inversión de millones de dólares para buscar la aceptación de un proyecto que posiblemente no se desarrolle. A pesar de los estudios de viabilidad, en su último reporte anual (pág. 184) afirman que están asegurando las regiones vecinas al proyecto de La Colosa en búsqueda de yacimientos similares.
 

Llama la atención que AGA mencione que la Reserva Forestal Central no es una zona ambientalmente protegida, ya que en el 30 de julio 2010 la empresa fue multada por violentar la normativa ambiental por haber llevado a cabo actividades de exploración ilegalmente, sin la sustracción del área como lo exige el Decreto 2811 de 1974. En las resoluciones 1481 y 2631 del Ministerio del Medio Ambiente está claramente definido que las áreas de reservas forestales se encuentran protegidas ambientalmente.


Es importante tener en cuenta que la sustracción del área fue autorizada a pesar de que la Procuraduría solicitó que se negara (ver expediente SRG-0025 de 2008, basado en estudios técnicos).
 

La Procuraduría menciona que en al área de concesión está la Quebrada Chorros Blancos, que abastece de agua a la población de Cajamarca, que además existen 161 corrientes de agua dentro de esta misma área, y que es un “área de riesgo sísmico alto”.


Dice también que “las posibles afectaciones que se causarían sobre los recursos naturales – agua y suelo – son irreversibles y, generarían un gran impacto a las poblaciones circundantes” (…)


Si bien es cierto que la empresa ha firmado varios tratados y estándares internacionales, como por ejemplo, el de los Principios Voluntarios de Seguridad y Derechos Humanos, y el Código Internacional para el Manejo del Cianuro. Lo que es importante destacar es que estos estándares suelen ser de carácter voluntario, autorregulados y no jurídicamente vinculantes.
 

Acogerse a estos estándares es positivo, pero puede ser insuficiente para garantizar que no hayan violaciones de derechos humanos o graves daños al medio ambiente.


Por último, el inglés afirmó que es positivo que AngloGold tenga las puertas abiertas para el debate y diálogo e invitó a la discusión informada y objetiva sobre este tipo de proyectos mineros en beneficio de la población.
Publicada por
REDACCIÓN REGIONAL - LA SILLA VACÍA

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada