sábado, 7 de septiembre de 2013

Por la soberania de la Pachama y de nuestros cuerpos

El Yasuní no se vende, se respeta y se defiende

Ecuador rebelde


Con dolor recibimos la noticia gubernamental de poner fin a la Iniciativa Yasuní ITT. Recordamos que esta propuesta pionera en el mundo plantea dejar el crudo bajo tierra, es decir dar un paso hacia un país pospetrolero que deje de asentar su desarrollo en la destrucción de la naturaleza.
Nosotras mujeres del campo y la ciudad, que venimos de las montañas, del mar, los manglares, de la selva, nosotras campesinas, pescadoras, estudiantes, profesionales, amas de casa, comerciantes, nosotras indias, negras, mestizas, cholas, nos pronunciamos ante esta medida arbitraria y prepotente:
1. Le recordamos al Ecuador y al mundo, que la propuesta de no explotar el petróleo ha sido construida desde hace dos décadas por organizaciones indígenas, ecologistas, campesinas, no es una invención de la revolución ciudadana, por tanto este gobierno NO puede decidir sobre la misma.
2. El argumento es que el dinero servirá para superar la pobreza de los pueblos amazónicos. Preguntamos: ¿con los 18.000 millones que se recaudarán en 25 años se podrá cumplir la tarea que durante 6 años no se logró, a pesar de tener el ingreso de 156.000 millones?, recordamos que esta es la cifra más alta de ingreso que un gobierno ha recibido en la historia. ¿No es mejor reducir el presupuesto que se gasta en sabatinas, cadenas nacionales, propaganda, viáticos?
3. Se dice solo se afectará el 2 x 1000 del parque, le recordamos al economista, que en la ciencia de la vida todo está interrelacionado, al ser intervenidas 900 ha se producirán cambios en todo el ecosistema, NO es posible intervenir un territorio tan frágil sin causar afectaciones serias. De esta manera solo se afectaría al Buen Vivir que implica el equilibrio entre el hombre y la naturaleza, parte de nuestra constitución y tan pregonado por este gobierno.
4. El gobierno ecuatoriano es el responsable del cuidado y la vida de los pueblos aislados Tagaeri y Taromenani, al no cumplir con esta tarea el estado podría estar cometiendo un genocidio, haciendo caso omiso a las medidas cautelares de protección emitidas por la Corte Interamericana de Derechos Humanos - CIDH en el 2006. Los pueblos no contactados transitan a lo largo de todo el parque, es falso que ellos estén a 70 Km. de la zona de intervención.
5. Sabemos por experiencia propia que las mujeres somos las más afectadas cuando llegan las industrias extractivas porque llega también la prostitución, alcoholismo, violaciones. La salud sexual y reproductiva se ve afectada profundamente por el uso de agua contaminada en el aseo personal así como en el contacto al lavar en los ríos contaminados. Sabemos que el trabajo se incrementa cuando se contamina la tierra y el agua, cuando nos toca cuidar a los enfermos por la contaminación. Cuando ya no podemos alimentar a nuestras familias con comida sana, cuando se atropellan nuestros derechos, son nuestros cuerpos los que soportan la violencia en los territorios petroleros y mineros.
6. Se dice que los impactos disminuirán con el uso de tecnología de punta, sabemos que no existe tecnología que garantice un impacto mínimo. La industria petrolera es un negocio que se ha caracterizado por trasladar los costos a la naturaleza y comunidades que viven en las zonas de explotación, como un mal ejemplo tenemos el caso de la CHEVRÓN TEXACO. Es falso decir que no habrán impactos cuando sabemos que en el Yasuní hay crudo pesado y para ser explotado necesita altas temperaturas para ser transportado. ¿si esa tecnología de punta existe ¿por qué Petroecuador, ahora Petroamazonas, no la utilizó para evitar todos los derrames anteriores?
Demandamos al Gobierno y a la Asamblea Nacional:
1. Hacer cumplir la voluntad del pueblo mediante el llamado a consulta popular, derecho que nos asiste la propia legislación ecuatoriana.
2. Respetar el artículo 407 de la constitución ecuatoriana que claramente prohíbe la actividad extractiva en áreas protegidas, declaradas como intangibles, de esta manera se garantiza la vida de los pueblos aislados. De la misma manera el respeto a los derechos de la naturaleza también establecidos en nuestra constitución.
3. Cesar de manera inmediata la campaña de desprestigio y represión contra la respuesta pacífica y creativa que el pueblo ecuatoriano, los jóvenes, ecologistas, indígenas, mujeres y más organizaciones hemos manifestado para que se escuche nuestra voz. Se pretende desvirtuar la defensa de la naturaleza, acusando a sus defensores de no querer que el país salga adelante, o de querer desestabilizar el país. Nos preguntamos ¿Que les vamos a dejar a nuestros hijos e hijas y a las futuras generaciones?
4. Que los 18.000 millones que se dice se recaudarán con la explotación del ITT se los cobre en impuestos a los ricos, a los banqueros, a los empresarios que durante este gobierno han incrementado sus ganancias de manera significativa.
Por último, hacemos un llamado a todos y todas las ecuatorianas a sumar nuestra fuerza para hacer cumplir la voluntad del soberano, la voluntad popular que se niega a perder el Yasuni, que se niega a esperar "los cuatro reales de los países ricos" para no explotar el ITT.
VAMOS A CONSULTA POPULAR, vamos a organizar la defensa de la vida en el Yasuní y en el Ecuador.
¡18.000 millones que salgan del bolsillo de los pelucones!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada