martes, 24 de septiembre de 2013

Perú: más de un siglo de extractivismo y miseria



Por Juan Esteban Yupanqui Villalobos

Lo que se hace es competir, quien es más servil y traidor a los intereses de su pueblo, con la finalidad de agradar a los amos o a sus representantes.

Cuando uno recorre los laberintos de la pequeña Villa miseria de Quiruvilca, ve a lo largo de sus calles tortuosas el resumen de la miseria humana contenida, comparándola con la opulencia de los rascacielosde las ciudades norteamericanas y canadienses. Meta con la cual nos engañan cualquier advenedizo encantador de serpientes u otros lo utilizan como caballo de Troya para seguir manteniendo el estado de cosas de acuerdo al predicamento de la religión neoliberal. En estos casi más de un siglo de extractivismo en el pequeño pueblo, de lo que vio Cesar Vallejo y relatado en sus cuentos y relatos, nada ha cambiado, todo lo contrario la dignidad humana a caído en el abismo más inverosímil.

Sigue patente el alcoholismo en todos o casi la mayoría de los mineros, y sobre todo el avance de las enfermedades infecto contagiosas de índole sexual; aparte está decir de las enfermedades profesionales propios de la minería. También ha traído como consecuencia el enriquecimiento desmesurado y ofensivo de los nuevos felipillos llámense autoridades municipales, dirigentes ronderos. Aquí algunos que se presentan comodirigentes ronderos lo hacen con la única finalidad de negociar con los enemigos de nuestro pueblo.

Pero ello no es nuevo ya que cuando los Hispanos, que no fue más que una horda de crueles genocidas, sin cultura se aprovecharon de las contradicciones en el seno del tawantisuyu para que fuera expoliada, saqueada para dar paso al surgimiento de la burguesía como clase que tomara el poder y destruyera el feudalismo imperante. Los desarrapados, analfabetos que vinieron a saquear nuestras naciones son lo que después se constituyeron en la nueva burguesía que esperaría al 18 de brumario para hacer la revolución y hacer abdicar a la monarquía y aristocracia como clase social con poder.

Cuando digo que nada ha cambiado ni en Quiruvilca ni en Santiago de Chuco. Es porque lo que antes veía, en mi niñez y juventud, que es lo que me hizo un joven rebelde, con ideales de liberación, ninguna de lo que antes vi, no ha cambiado ni siquiera un ápice; más bien se ha acentuado lasdesigualdades. Lo que se hace es competir, quien es más servil y traidor a los intereses de su pueblo, con la finalidad de agradar a los amos o a sus representantes.

Lo vemos desde los representantes de una comunidad que muchos que no conocen ahora Santiago, creerán que son los aguerridos defensores de nuestros pueblos, ahora convertidos en siervos incondicionales de las trasnacionales que saquean nuestras tierras. Pero no solamente ellos si no también algunos pequeños intelectualoides que venden su pluma o su palabra en apoyar a los traidores, lo hacen con tal vehemencia con la esperanza de que les recompensen con alguna dádiva y así poder sobrevivir en la angustia de la miseria en que se desenvuelven. Y ni que se diga de los dirigentes ronderiles, que están detrás de las grandes trasnacionales, o los gobiernos locales, como pordioseros por una limosna. A algunos tienen la cara dura y no tienen vergüenza cuando están con la prebenda de su traición en las manos.

¿Pero qué modernidad nos ha traído la Minería? Solamente veo escuelas de adobe y con mobiliario compuesto con los mismos materialesen donde se sientan mis hermanos pequeños reciben las clases. Mucho más sufren nuestros docentes que reciben el miserable sueldo de mil soles y tienen que pagar una pensión diaria de veinticinco a treinta soles, no quedándoles nada más que para sus pasajes para trasladarse a esas comunidades y laborar con el hambre en sus estómagos.

El Estado, ese viejo estado que nada en la más grande corrupción en las instancias inferiores se refleja lo que sucede en los niveles más altos, pues a las comunidades les envían computadoras con sistemas incompatibles con el resto de la red, en donde no hay energía eléctrica, ni siquiera tienen paneles solares o les envían envases con supuesto juegos de robótica, para lo cual el mismo docente tiene que auto capacitarse, si a eso le agregamos que su sueldo solo le alcanza para sobrevivir a las justas una semana, mientras ello algunos funcionarios ostentan signos exteriores de riqueza y ni que se diga de nuestras autoridadeselegidas para gobernarlos pueblos pequeños, y es que eso ha enseñado los saqueadores a nuestros hermanos, pues como en cualquier obra, antes cobreaban el diezmo ahora lo han aumentado y cobran el treinta por ciento, quince para la autoridad principal y el resto para sus regidores que algunos se regodean mostrándonos sus vehículos recién comprados, como diciéndonos ven ahora si tenemos carro, nueva casa y nada me pasará.

Por ello en Santiago nos han estafado con un asfaltado de carretera en que la cubrieron con arcilla y liquido asfalto mesclado para hacernos creer que era una nueva tecnología. Seguimos con nuestra vieja carretera ahora ensanchada y que hará que haya más barro, dificultando aun mas nuestro desplazamiento y donde estará pues ese aguerrido dirigente comunal que es muy bueno para ser delator de sus hermanos que no vigiló bien la construcción de esa obra del pueblo?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada