martes, 26 de octubre de 2010

La cuestión minera

EDITORIAL EL NUEVO DÍA
IBAGUÉ, COLOMBIA
MARTES 26 DE OCTUBRE DE 2010

 Como si hiciera falta otro ingrediente escandaloso en los organismos estatales durante la administración Uribe Vélez, comienzan a develarse los desaguisados al interior de Ingeominas.


El desenlace se presentó a raíz de la salida del Director, Mario Ballesteros Mejía, quien se negó a acudir al Congreso a dar explicaciones por lo sucedido en la institución a su cargo.

Antes había habido una pugna interna que se saldó con la salida de altos funcionarios que no se acomodaron al favorecimiento para con las más importantes compañías mineras que actúan en el país: Drummond en carbón y Cerromatoso en níquel.

En efecto, mediante tortuosos procedimientos la administración de Ingeominas propiciaba la extensión de las concesiones hasta por un plazo de 30 años; a lo anterior se añadía el propósito de menguar las regalías en las prórrogas y, no contentos con lo anterior, manipulaban las declaraciones para no cumplir con el mandato legal en el pago de regalías.

Todo lo anterior con las dos compañías mineras que a menudo se ponen como ejemplo de minería moderna y manejada con parámetros internacionales y estrictos códigos de operación.

El nuevo escándalo seguramente tratará de ser minimizado y no faltarán los análisis filosóficos de los rábulas de la anterior administración intentando justificar lo injustificable.

Todo sirve para llamar la atención sobre la vulnerabilidad de los organismos de control en el sector minero, situación que se magnifica ante la inminente expansión de las actividades en campos como el aurífero.

Vale la pena comparar las circunstancias nacionales con lo que acontece en Brasil, Chile y Canadá con códigos severos, organismos de control bien equipados y mejor conformados y una visión de Estado que estamos lejos de poseer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada